El nuevo RIS endurece los requisitos de Documentación de Precios de Transferencia para Grupos medianos o grandes

Autor: Ana Muñoz Bodega

En el ejercicio fiscal iniciado a partir del 1 de enero de 2016, entran en vigor las últimas novedades en materia de Precios de Transferencia del Real Decreto 634/2015, de 10 de julio, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, “RIS”).

El RIS, al igual que las novedades y modificaciones introducidas en materia de Precios de Transferencia en la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, “LIS”), pretende adaptarse a las obligaciones en materia de Precios de Transferencia que establece la OCDE, no solo en cuanto a las obligaciones de documentación sino también en cuanto a la determinación del valor de mercado de las operaciones vinculadas. 

Por tanto, el incremento de los requisitos específicos de la Documentación de Precios de Transferencia incluidos en el RIS para Grupos medianos o grandes, vienen en línea con lo adoptado en el Plan de Acción BEPS (“Base Erosion and Profit Shifting”), impulsado por la OCDE y el G-20, en concreto, en su Acción 13, siendo  España uno de los pioneros en su aplicación.

Con dichas novedades, en el ejercicio fiscal 2016 las entidades que pertenecen a un Grupo que tenga un importe neto de la cifra de negocio superior a 45 millones de euros, tienen obligación de elaborar la Documentación del Grupo y del Contribuyente con los requisitos del artículo 15 y 16 del RIS, que deberá estar a disposición de la Administración Tributaria a partir de la finalización del plazo voluntario de declaración del Impuesto sobre Sociedades.

En la Documentación del Grupo se incrementa la información obligatoria y se exige mayor detalle de información que ya era obligatoria con anterioridad. Entre las modificaciones, cabe destacar la ampliación de la información requerida sobre las actividades del Grupo incluyendo: (i) la descripción de los principales mercados en los que opera, fuentes principales de beneficios y cadena de suministro de las principales actividades, (ii) la actividad financiera y estructura de financiación, (iii) situación fiscal y financiera del Grupo, (iv) la exigencia de información detallada acerca de los activos intangibles del Grupo, así como (v) la relación y descripción de los Acuerdos Previos de Valoración vigentes (más conocidos como APAs, por sus siglas en ingles), así como cualquier otra decisión tomada con una autoridad fiscal que afecte a la distribución de beneficios del Grupo. 

Cabe mencionar que aunque la Documentación del Grupo es un requisito para los Contribuyentes españoles, debido a las características de la información requerida, es de esperar que sean las casas centrales de los Grupos (u otras entidades designadas por las mismas) las que elaboren y mantengan centralizado esta documentación. Posteriormente, ante un requerimiento por la Administración Tributaria española, el Contribuyente español aportará la Documentación del Grupo previamente facilitada por el Grupo, debiendo tener en consideración las particularidades de la normativa española, dado que aunque ha implementado el modelo de Documentación de la OCDE, existen algunas diferencias.

La Documentación del Contribuyente, aunque sufre menores modificaciones, incluye: (i) mayor información sobre dónde se adoptan las decisiones en relación con la actividad del Grupo, (ii) información económica-financiera del Contribuyente en el que se solicita mayor explicación de las políticas aplicadas, exigiendo también conciliaciones contables y de los Precios de Transferencia y (iii) mayor información acerca del contribuyente en la que debe constar estructura de dirección, organigrama, competidores, actividad del contribuyente. Además, tal y como señala el artículo 18.4 de la LIS se acepta el empleo de otros métodos de valoración distintos a los que recoge el mencionado artículo siempre y cuando sean de uso común.

Cabe mencionar que como el mismo nombre indica, la Documentación del Contribuyente es un requisito para los Contribuyentes españoles. En dicha normativa, no se establece que los Contribuyentes deban elaborar una nueva Documentación para el ejercicio fiscal 2016, sin embargo, debido a que los requisitos han variado, lo recomendable es elaborar una nueva Documentación del Contribuyente para el ejercicio fiscal 2016 muy completa que sirva para ejercicio fiscales futuros teniendo únicamente que actualizar las partes de la misma donde se produzcan modificaciones y así, ante un requerimiento por la Administración Tributaria española, el Contribuyente español dispondrá de la Documentación del Contribuyente teniendo en consideración las particularidades de la normativa española.

Junto con las modificaciones de la Documentación del Grupo y del Contribuyente se encuentra la nueva Documentación denominada “Información país por país” (artículo 15 del RIS) que está basada igualmente en el Proyecto BEPS y será exigible para los Grupos cuyo importe neto de la cifra de negocios sea, al menos de 750 millones de euros.

Adicionalmente, el RIS desarrolla otras modificaciones introducidas por la LIS como las sanciones, regulación de procedimientos para la obtención de acuerdos previos de valoración con el objetivo de fomentarlos, mayores detalles acerca de la aplicación de las reglas de valoración de las operaciones vinculadas y ajuste del procedimiento de comprobación de operaciones vinculadas que tanto se está dando en la práctica, entre otros aspectos.

En definitiva, la legislación española ha introducido modificaciones en línea con el Plan de Acción BEPS que conllevan la obligación de cumplir requisitos más exigentes en las Documentaciones de Precios de Transferencia, además de dotar a los Contribuyentes y a la Administración Tributaria con mejores herramientas para comprobar y demostrar el cumplimiento del Principio de Plena Competencia.