Campaña de la inspección de trabajo y seguridad social en materia de cuota de reserva de puestos de trabajo para personas con discapacidad (2)

Autor: María Cubían

En nuestro artículo anterior sobre el tema analizamos las reglas para calcular si la empresa debe reservar puestos para trabajadores con discapacidad y en qué número; ahora veremos cómo cumplir con la ley si estamos obligados por ella.

Lo primero que debemos saber es que el contrato con los trabajadores discapacitados puede ser a tiempo parcial o a jornada completa, fijo o temporal, fijo-discontinuo o, incluso, a través de una ETT. Basta con que tengamos un empleado discapacitado por cada 50 trabajadores o fracción a partir de 50.

Si bien las personas puestas a disposición de la empresa usuaria por una ETT no computan para el cálculo de la plantilla (es la ETT la que, como empresa, debe computarlas y hacer la correspondiente reserva de puestos para discapacitados), sí cuentan a efectos del grado de cumplimiento de la norma por la empresa usuaria.

Resulta indiferente, a efectos del cumplimiento, que se formalice expresamente un contrato bonificado con un trabajador discapacitado o que se trate de un contrato común, como sucederá en el caso de que el trabajador ya estuviera vinculado a la empresa antes de adquirir la condición de discapacitado. 

Las personas con discapacidad a que se refiere la ley son los titulares de pensiones de incapacidad permanente (total, absoluta o gran invalidez) y quienes tengan reconocida una discapacidad de, al menos, el 33%. Por ello, no computará como tal el trabajador que, aun reuniendo las condiciones necesarias para adquirir la condición de discapacitado, no desee hacerlo público o que se le reconozca tal condición.

Las empresas pueden quedar exentas de esta obligación, ya sea total o parcialmente, a través de los acuerdos recogidos en la negociación colectiva o por opción voluntaria del empresario debidamente comunicada a la autoridad laboral, siempre que, en cualquier caso, aplique alguna de las medidas alternativas previstas por la ley, de las que hablaremos próximamente.