Campaña de la inspección de trabajo y seguridad social en materia de cuota de reserva de puestos de trabajo para personas con discapacidad (3)

Autor: María Cubían

Medidas alternativas a la contratación de personas con discapacidad

De manera excepcional, las empresas pueden quedar exentas de la obligación de contratar a personas con discapacidad, previa tramitación de un procedimiento administrativo obligatorio para obtener la resolución de declaración de excepcionalidad y la autorización para la aplicación de medidas alternativas; procedimiento para el que existen dos vías: una prevista en la negociación colectiva y, otra, por opción voluntaria del empresario, siendo esta última en la que nos centraremos.

La empresa puede solicitar voluntariamente la aplicación de estas medidas en los siguientes supuestos:

1º.- Cuando la empresa presenta una oferta de trabajo para minusválido al SPEE o a las agencias de contratación, indicando el puesto de trabajo que se desea cubrir y las características requeridas del candidato, y la oferta no es cubierta, cabe solicitar la declaración de excepcionalidad por esta causa.

2º.- Por acreditar la empresa razones productivas, organizativas, técnicas o económicas que, a juicio de los servicios públicos, motiven su especial dificultad para contratar personas con discapacidad.

La solicitud de excepcionalidad se tramitará ante el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE o SEPE), o el correspondiente servicio público de la comunidad autónoma en caso de que la empresa sólo radique en una de ellas o tenga en la misma más del 85% de su plantilla.

En caso de obtener la autorización, ésta permanecerá en vigor durante tres (3) años y la empresa podrá aplicar una o varias de las siguientes medidas alternativas:

 

  • Celebración de un contrato mercantil o civil con un centro especial de empleo, o con un trabajador autónomo con discapacidad, para la prestación de servicios ajenos y accesorios a la actividad normal de la empresa o para el suministro de materias primas, maquinaria, bienes de equipo, o de cualquier otro tipo de bienes necesarios para el normal desarrollo de la actividad de la empresa. La cuantía del contrato ha de ser anualmente de al menos 3 veces el IPREM (sin pagas extras) por cada trabajador con discapacidad dejado de contratar = 19.170,39 euros.
  • Realización de donaciones y de acciones de patrocinio, siempre de carácter monetario, para el desarrollo de actividades de inserción laboral y de creación de empleo de personas con discapacidad, cuando la entidad beneficiaria de dichas acciones de colaboración sea una fundación o una asociación de utilidad pública, cuyo objeto social sea, entre otros, la formación profesional, la inserción laboral o la creación de empleo en favor de personas con discapacidad que permita la creación de puestos de trabajo para aquéllas y, finalmente, su integración en el mercado de trabajo. El importe anual debe ser de al menos 1,5 veces el IPREM por cada trabajador con discapacidad no contratado = 9.585,19 euros.
  • Constitución de un enclave laboral, previa suscripción del correspondiente contrato con un centro especial de empleo.

 

Estas medidas son compatibles entre sí y con la contratación de personas con discapacidad, de tal manera que s la empresa viniera obligada a contratar, por ejemplo, a cuatro discapacitados, podrá contratar uno solo, realizar acciones de patrocinio por dos de ellos y un contrato de suministro de material como medida alternativa al último contrato.