Nuevas Sentencias traen nueva Instrucción: la rectificación sobre la (in)existencia de la obligación de registro de la jornada ordinaria de los trabajadores a tiempo completo

Autor: Víctor Sánchez del Olmo

Como continuación de la entrada en nuestro Blog titulada “¿Están las empresas obligadas a llevar un registro de la jornada laboral de todos los trabajadores?”, volvemos a informar sobre la (in)existencia de la obligatoriedad de llevar un registro de la jornada sobre la totalidad de la plantilla de la empresa. Todo ello a raíz de la nueva Sentencia del Tribunal Supremo, de 20 de abril, y la consiguiente nueva Instrucción de la Inspección de trabajo y Seguridad Social. La Instrucción 1/2017 de 18 de mayo.

Comentábamos en nuestra primera entrada lo establecido por la Sentencia del Tribunal Supremo, de 23 de marzo de 2017 (caso BANKIA), cuyo criterio difería del acogido hasta entonces por la Audiencia Nacional en lo que respecta a la obligatoriedad del registro de la jornada laboral de los trabajadores.

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), se pronunció al respecto mediante nota informativa indicando, acertadamente desde un punto de vista jurídico (agarrándose al artículo 1.6 del Código Civil), que una sola Sentencia del Tribunal Supremo, por sí misma, no establece Jurisprudencia, sino que son necesarias, al menos, dos. En este sentido, nos indicaba la nota informativa de la Inspección que, a pesar del pronunciamiento del Tribunal Supremo, todo iba a seguir como hasta el momento: obligatoriedad general de llevar un registro de la jornada sobre la totalidad de los trabajadores de la empresa.

Sucedió, sin embargo, que el 20 de abril, el Tribunal Supremo dictó nueva Sentencia sobre estos mismos hechos (caso ABANCA) reiterando la doctrina contenida en su sentencia de 23 de marzo, declarando que las empresas, con carácter general, no están obligadas a llevar a cabo un registro general de la jornada diaria de la totalidad de los trabajadores y que “la obligación del empresario de anotar (registrar) se extiende sólo a las horas extraordinarias realizadas”.

Le tocaba mover ficha a la Inspección. 

En esta tesitura, vino a nacer la nueva Instrucción del ITSS, en materia de registro de jornada, complementaria de la anterior, 3/2016, en la que la ITSS da su brazo a torcer y deja patente que “con carácter general, la omisión del registro de la jornada diaria de trabajo no es constitutiva, en cuanto tal, de una infracción del orden social”.

Así pues, la ITSS modifica su criterio adaptándolo a lo prevenido por el Tribunal Supremo en las sentencias del caso BANKIA y del caso ABANCA en las que, como hemos adelantado, se sentencia la inexistencia de obligación de registro de la jornada ordinaria de la totalidad de la plantilla. Cuidado, decimos adaptándolo porque lo cierto es que la ITSS advierte que, la Instrucción 3/2016, sigue plenamente vigente en los colectivos sobre los que siempre ha recaído la obligatoriedad de registro de la jornada de trabajo (trabajadores a tiempo parcial, trabajadores de la marina mercante, ferroviarios, transporte por carretera y trabajadores desplazados). 

Igualmente, para el caso de los trabajadores que realicen horas extraordinarias deberá llevarse el registro de las de las mismas que habrán de ser comunicadas, al final de mes, a la representación legal de los trabajadores y cuya copia del resumen se ha de entregar a los propios trabajadores, tal y como ha recordado, a su vez, el Tribunal Supremo en las antedichas sentencias a la luz del artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores.

La conclusión es que la ITSS ha adaptado su criterio a la reciente Jurisprudencia del Tribunal Supremo, abandonando la emanada de la Audiencia Nacional, respecto al registro general de la jornada diaria de la totalidad de la plantilla, cuya ausencia ya no sancionará.

Lo cierto es, sin embargo, que como último coletazo, la ITSS, advierte que en las empresas en las que se haya implantado, como consecuencia del criterio anterior, un sistema de registro de la jornada diaria de la totalidad de los trabajadores podrá utilizarlo como medio de prueba pero, que si no fuera el caso (ya no sancionable), la ITSS procederá como antaño, estableciendo los hechos en los que basa los incumplimientos a través de deducciones lógicas según la prueba indiciaria.

Estos nuevos pronunciamientos del Tribunal Supremo y de la ITSS abren un cauce legal para actuar y/o para recurrir en el caso de que las empresas hayan sido - o estén en proceso - sancionadas por la falta de registro de jornada sobre la totalidad de la plantilla.