Joaquin Echavarri

Tel.: +34 (93) 238 93 70
E-Mail

La distribución irregular de la jornada de trabajo del sector de la automoción

Autor:  Joaquin Echavarri

La negociación de acuerdos de flexibilidad en el sector de la automoción  constituye una herramienta fundamental para optimizar el ajuste de la carga de trabajo a las necesidades productivas de la empresa.  Una buena regulación colectiva  de las cuentas de tiempo/ bolsas de horas  constituyen  una medida de flexibilidad óptima, tanto para incrementar la carga de trabajo durante ciertos periodos de tiempo, así como dar respuesta a la necesidad de reducir en otros.

Una de las principales características del sector de la automoción son las frecuentes alteraciones en las previsiones de producción de las plantas de fabricación, ya sea por caídas en las ventas de los modelos que se fabrican, ya sea  por la implementación de nuevos proyectos (nuevos modelos, sustitución de modelos por implementación de vehículos eléctricos, etc.).Dichas alteraciones que,  debido a su difícil previsión en el tiempo, generan una alternación de picos y valles en la producción, que modifican irremediablemente el  calendario laboral de los trabajadores a lo largo del año.

Nuestra legislación laboral establece mecanismos insuficientes de  distribución irregular de la jornada de trabajo  para optimizar la carga de trabajo a las variaciones en las necesidades productivas en un sistema de producción  “just in time” como el de la automoción y sus componentes. 

En efecto, el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores permite que, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores una distribución irregular de la jornada de trabajo a lo largo del año. En defecto de pacto, la empresa solo  puede distribuir de manera irregular a  lo largo del año el diez por ciento de la jornada de trabajo. 

Ante dicho panorama productivo y normativo, la negociación colectiva de  cuentas de tiempo/ bolsas de horas ha pasado a ser un mecanismo fundamental  e indispensable para la distribución irregular de la jornada de trabajo en el sector de automoción. Las cuentas de tiempo/ bolsas de horas  constituyen  una medida de flexibilidad, tanto para incrementar la carga de trabajo durante ciertos periodos de tiempo, así como dar respuesta a la necesidad de reducir en otros.  Asimismo, su implementación entraña para el trabajador una fuente de disponibilidad que les vincula, no sólo a incrementar su jornada diaria en determinados periodos, sino también a reducirlos en otros, y a volver o alterar por la ejecución de descansos y los incrementos de jornada compensatorios.

Dicho mecanismo de flexibilidad constituyen un mecanismo  de ajuste colectivo del tiempo de trabajo, que permiten evitar otras alternativas más  perjudiciales para los trabajadores, tales como los expedientes de regulación de empleo suspensivos o extintivos.  Las cuentas de tiempo/ bolsa de horas generan un  cómputo individualizado del tiempo de trabajo, tanto  saldos de tiempo positivo, es decir, excesos de jornada a favor del trabajador, así como saldos  de tiempo negativos, que surgen a raíz de los días u horas dejadas de trabajar en momentos inicialmente pactados como laborales, y que la empresa tiene obligación de cancelar incrementando la jornada, que en cómputo total debe tener la duración pactada en el calendario laboral fijado de antemano. 

Desde el departamento laboral de Rödl & Partner venimos asesorando en empresas de automoción en la negociación de acuerdos de flexibilidad indispensables para garantizar la viabilidad de un negocio cada vez más competitivo y que penaliza cualquier alteración en los costes laborales.

Una de las principales cuestiones a tratar, son los sistemas de compensación entre sí de los saldos positivos y negativos ante la reticencia de la parte social a compensarlos entre sí, lo que conlleva una negociación al respecto, donde la parte social exigirá un sistema de compensación más beneficioso, a través de una mayor reducción del  saldo negativo de horas o la implementación de sistemas alternativos de gestión de las paradas técnicas de producción ( uso del tiempo de trabajo para formación). 

Asimismo, la implementación de nuevas jornadas laborales en periodos de inactividad como los llamados  sábados productivos, conlleva la negociación de sistemas de compensación de la disponibilidad de los trabajadores, ya sea a través de una reducción de su saldo negativo, ya sea mediante su compensación económica o  tiempo equivalente de descanso, o estableciéndose sistemas de compensación mixtos. 

La determinación de un régimen jurídico completo, que regule las limitaciones en el uso de los mecanismos de flexibilidad, los preavisos para la prolongación /reducción de jornada de trabajo/, plazos máximos de compensación del saldo de horas o acotar el periodo durante el cual se puede utilizar la bolsa horaria, constituyen aspectos fundamentales  a regular en los acuerdos de flexibilidad para limitar la disponibilidad y evitar el perjuicio de ciertos derechos del trabajador.  

Por todo ello, se hace indispensable una detallada regulación de la distribución irregular de la jornada en el sector de automoción, con el objetivo no sólo de dotar de seguridad jurídica para las empresas del sector y sus trabajadores, sino  de determinar  la frontera entre la flexibilidad que la empresa está dispuesta a soportar y la utilización de otras medidas drásticas ante situaciones coyunturales de larga duración que solo pueden ser gestionadas a través de la utilización de los mecanismos tradicionales de gestión del tiempo de trabajo.