Nuevas obligaciones de información para plataformas colaborativas en el arrendamiento de inmuebles de uso turistico

Autor: Irene Soto

El Ministerio de Hacienda ha sometido a trámite de información pública una modificación sustancial del Reglamento General de las actuaciones y procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos, aprobado por el Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio.

En este proyecto de modificación del Real Decreto, se ha introducido una interesante novedad relativa a una nueva obligación periódica de información, específica para personas o entidades que intermedien en el arrendamiento o cesión de uso de viviendas con fines turísticos. La propia exposición de motivos hace referencia a estas personas o entidades como “plataformas colaborativas”. La norma establece una exclusión de esta obligación en el caso de arrendamientos o subarrendamientos de viviendas y para los alojamientos turísticos regulados por su normativa específica, como establecimientos hoteleros, alojamientos en el medio rural, albergues y campamentos de turismo, entre otros. 

El proyecto también contiene una definición positiva del concepto de intermediario sujeto a esta nueva obligación, considerando que son, en particular, las personas o entidades que, constituidas como plataformas colaborativas, intermedien en la cesión de uso a que se refiere la propia norma y que tenga la consideración de prestador de servicios de la sociedad de la información en los términos a que se refiere la ley 34/2002, con independencia de que preste el servicio subyacente objeto de mediación o de la imposición de condiciones respecto de los cedentes o cesionarios del servicio (como el precio, seguros, plazos, etc…).

Esta nueva obligación informativa se deberá incluir la siguiente información: 

  1. Identificación del titular de la vivienda alquilada. Es importante resaltar que la norma considera titulares, no sólo a los propietarios por cualquier título, sino también a arrendatarios o subarrendatarios o titulares de cualquier derecho de uso y disfrute sobre el inmueble. 
  2. Identificación del inmueble, con inclusión de la referencia catastral.
  3. Identificación de las personas o entidades cesionarias, así como el número de días de disfrute de la vivienda.
  4. Importe percibido por el titular cedente.

Los plazos, modelo y forma de presentación se regularán mediante la correspondiente Orden Ministerial. 

Respecto a la tributación de este tipo de ingresos, deberemos distinguir, en primer lugar, la tributación directa de la indirecta. 

En cuanto concierne al IRPF, el rendimiento obtenido por la cesión de estos inmuebles se podrá calificar como rendimiento de capital inmobiliario o bien como actividad económica. La diferencia entre ambas calificaciones radica en que, como actividad económica se deben contar con unos mínimos medios materiales y humanes afectos a la actividad (un local afecto a dicha actividad y al menos una persona contratada a tiempo completo).

En cuanto al IVA, la actividad quedará sujeta pero exenta cuando el arrendamiento consista simplemente en la puesta a disposición del inmueble, sin prestar servicios adicionales propios de la industria hotelera, tales como la limpieza, el lavado de ropa o servicios de restauración (quedan excluidos de este concepto el cambio de ropa y limpieza del inmueble a la entrada y salida del arrendatario exclusivamente). En caso contrario, la actividad estará sujeta y no exenta del impuesto.