2016, Amortizacion contable y fiscal del fondo de comercio

Autor: Alfonso Huéscar

De cara al cierre contable y fiscal del ejercicio 2016 es importante tener en cuenta la modificación del tratamiento contable y fiscal del fondo de comercio aplicable para los ejercicios iniciados a partir del 1de enero d 2016 y que comentamos a continuación.

La Reforma de la Ley de Auditoría también reformó el tratamiento contable del fondo de comercio para todas las empresas. La disposición final primera cuatro de la Ley 22/2015 de Auditoría de Cuentas modifica el apartado 4 del artículo 39 del Código de Comercio, quedando este redactado como sigue:

“Los inmovilizados intangibles son activos de vida útil definida. Cuando la vida útil de estos activos no pueda estimarse de manera fiable se amortizarán en un plazo de diez años, salvo que otra disposición legal o reglamentaria establezca un plazo diferente.

El fondo de comercio únicamente podrá figurar en el activo del balance cuando se haya adquirido a título oneroso. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que la vida útil del fondo de comercio es de diez años.

En la Memoria de las cuentas anuales se deberá informar sobre el plazo y el método de amortización de los inmovilizado intangibles.”

De acuerdo con la disposición final decimocuarta de esta ley, la entrada en vigor de esta disposición tuvo lugar el día 1 de enero de 2016.

Adicionalmente también se modificó la Ley de Impuesto sobre Sociedades, para adaptarla a la nueva regulación contable en los siguientes términos:

La disposición final quinta modifica la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, en los siguientes términos:

“Con efectos para los períodos impositivos que se inicien a partir de 1 de enero de 2016, se introducen las siguientes modificaciones en la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades:

Uno. Se modifica el apartado 2 del artículo 12, que queda redactado de la siguiente forma:

«2. El inmovilizado intangible se amortizará atendiendo a su vida útil. Cuando la misma no pueda estimarse de manera fiable, la amortización será deducible con el límite anual máximo de la veinteava parte de su importe.

La amortización del fondo de comercio será deducible con el límite anual máximo de la veinteava parte de su importe.”

En resumen, el fondo de comercio a partir del año 2016 será amortizable desde el punto de vista:

Contable: durante un periodo de diez años, salvo prueba en contrario.

Fiscalmente: anualmente como máximo la veinteava parte (5 %).

Por último,  y para cerrar el círculo, la disposición final 4.12 de la Ley 22/2015 derogaba el artículo  273.4 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital, que recordamos decía lo siguiente:  

“En cualquier caso, deberá dotarse una reserva indisponible equivalente al fondo de comercio que aparezca en el activo del balance, destinándose a tal efecto una cifra del beneficio que represente, al menos, un cinco por ciento del importe del citado fondo de comercio. Si no existiera beneficio, o éste fuera insuficiente, se emplearán reservas de libre disposición”

Estas modificaciones lejos de ser pacificas  planteaban algunas dudas,  fundamentalmente las siguientes:

  1. ¿La amortización del Fondo de Comercio ha de hacerse de forma retroactiva o  prospectiva?
  2. ¿Qué tratamiento contable se dará a la reserva por fondo de comercio ya dotada a la luz de la legislación anterior?

Pues bien,  estas cuestiones han quedado resueltas por el Real Decreto  602/2016, de 2 de diciembre. En efecto, la Disposición Transitoria Única  de esta norma establece lo siguiente:

“1. A partir del inicio del primer ejercicio en que resulte de aplicación este real decreto, el valor en libros del fondo de comercio existente al cierre del periodo anterior y de los elementos del inmovilizado que se hubieran calificado como intangibles de vida útil indefinida se amortizarán de forma prospectiva siguiendo los nuevos criterios aprobados por este real decreto. Las cuotas de amortización se contabilizarán en la cuenta de pérdidas y ganancias.

La reserva por fondo de comercio se reclasificará a las reservas voluntarias de la sociedad en el importe que supere el fondo de comercio contabilizado en el activo del balance.

2. No obstante lo indicado en el apartado precedente, se podrá optar por amortizar estos activos con cargo a reservas, incluida la reserva por fondo de comercio, siguiendo un criterio lineal de recuperación y una vida útil de diez años a contar desde la fecha de adquisición, o desde el inicio del ejercicio en que se aplicó por primera vez el vigente Plan General de Contabilidad, en caso de que la fecha de adquisición fuese anterior.

El cargo por amortización que resulte de aplicar este criterio al valor inicial del elemento patrimonial deberá minorarse en la pérdida por deterioro que hubiere reconocido la empresa desde la fecha en que se inicie el cómputo de los diez años.

El valor en libros que subsista se amortizará de forma prospectiva siguiendo los nuevos criterios aprobados por este real decreto. A tal efecto, se presumirá, salvo prueba en contrario, que la vida útil del fondo de comercio será el periodo de tiempo que reste hasta completar el plazo de diez años a que se refiere el párrafo primero de este apartado. Las cuotas de amortización se contabilizarán en la cuenta de pérdidas y ganancias.(…)”

Con respecto a la aplicación prospectiva o retroactiva de la amortización del fondo de comercio, es posible optar por una u otra solución y con respecto a la reserva por fondo de comercio, si bien de manera gradual, esta se deberá reclasificar a reservas voluntarias.