Modificación extemporánea de la base imponible del IVA en situación de concurso: Rechazo del Tribunal Supremo a los requisitos formales frente a la prevalencia del principio de neutralidad

Autor: Karen Dreos

La ley del IVA regula la posibilidad de reducir la base imponible cuando el destinatario de las operaciones sujetas al Impuesto no haya hecho efectivo el pago de las cuotas repercutidas, si tras el devengo de la operación se dicta auto de declaración en concurso. La modificación no podrá efectuarse después de transcurrido el plazo de un mes a contar desde el día siguiente a la publicación en el BOE del auto de declaración en concurso

En cuanto a los elementos formales, hay que tener presente que una vez que se haya emitido la factura rectificativa en plazo, deberá comunicarse por vía electrónica a la Administración Tributaria, además de remitírsela al destinatario de la operación y a la Administración Concursal.

En el caso analizado en la sentencia Rec.2243/2016, de fecha 30 de Junio de 2017, la empresa realizó la modificación de la base imponible transcurrido algo más de un mes del plazo establecido en el art. 80.Tres LIVA, pero comunicó, dentro del plazo legal de un mes, la modificación de la base imponible practicada a la Administración. Posteriormente, la Administración negó el derecho a la modificación de la base imponible como consecuencia del incumplimiento del requisito temporal establecido en el precepto legal.

El Tribunal Supremo analiza en este recurso de casación para la unificación de doctrina la normativa y, concluye que, el criterio defendido por la AEAT es contrario al principio de neutralidad del IVA; y ello porque el plazo del artículo 80.Tres LIVA; "no tiene el carácter de verdadero requisito material en la dinámica del IVA"; "no garantiza la personación de la Administración con el crédito nacido de la rectificación, por lo que el incumplimiento del plazo no causa un especial perjuicio a la Hacienda Pública"; "consideradas las circunstancias específicas que han concurrido en el caso, hacer ingresar a la sociedad recurrente cuotas de IVA que ni ha percibido ni va a percibir, lesiona el principio de neutralidad del impuesto".

Y, reitera, en sintonía con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que "el principio de neutralidad exige que se conceda la deducción de la cuota soportada si se cumplen los requisitos materiales, aun cuando los sujetos pasivos hayan omitido determinados requisitos formales".

En igual sentido, doctrina sentada en sentencias anteriores del Alto Tribunal establecen, que el precepto normativo no puede tener una relevancia tributaria tal que prive al sujeto pasivo del IVA "del derecho a la deducción cuando se ha cumplido la obligación básica, verdadero requisito material en dicho ámbito, cual es la de comunicar la modificación de la base imponible a la Administración tributaria, que toma conocimiento oportunamente de la misma y puede, desde ese momento, llevar a cabo las actuaciones que pretende garantizar la norma, es decir, las tendentes a evitar que el concursado pueda deducirse cantidades indebidas de IVA".

De igual forma Jurisprudencia local y comunitaria, han entendido también en diferentes pronunciamientos que los requisitos formales son un mecanismo para facilitar la correcta aplicación del IVA, y que, una aplicación desproporcionada de los mismos provocaría la quiebra del objetivo básico y fundamental de garantizar la plena neutralidad del impuesto sobre el valor añadido.

Con la mencionada sentencia estamos, por tanto, ante un nuevo revés a la obsesión administrativa por parte de la Agencia Tributaria en el cumplimiento de las obligaciones formales.