La publicidad a través de los influencers

Autor: Patricia Ayala

Debido a la revolución tecnológica, la publicidad digital se ha ido adaptando a las necesidades del momento y a los medios más utilizados hoy día por el público para intentar alcanzar al máximo volumen de potenciales compradores posibles. Si hablamos de medios de comunicación de moda a los que recurren las principales empresas de belleza, moda, telefonía y lujo para la promoción de sus productos o servicios, nos vienen a la mente los llamados influencers

Los influencers son habitualmente personas muy activas en el mundo digital, con un importante número de seguidores en distintas redes sociales (Instagram, Facebook, Youtube, etc….) cuya actividad principal consiste – por lo general – en elaborar contenidos digitales para compartir en las redes sociales con un importante impacto entre sus seguidores. En cuanto a la publicidad suelen publicitar a través de sus redes sociales los productos de determinadas marcas interesadas a cambio, normalmente, de una contraprestación económica o en especie. 

Sin embargo, no debe olvidarse que este tipo de publicidad, como el resto de publicidad, está sujeto a la normativa aplicable en materia de competencia desleal y publicidad. También han de respetarse las disposiciones aplicables, por razón del canal de difusión, en materia de publicidad a través de servicios de la sociedad de la información. 

Si bien se trata de un sector informal y espontáneo, es fundamental que la relación jurídica entre las partes se formalice mediante un contrato escrito. El contrato de publicidad con un influencer es un contrato atípico y, en consecuencia, no tiene una forma predeterminada ni un contenido legal mínimo. Aunque algunas agencias de publicidad cuentan con modelos de contrato, siempre es recomendable revisar que estos modelos se adecuen a la naturaleza y sector del anunciante. Uno de los aspectos clave de este tipo de contratos es la naturaleza mercantil y no laboral de la relación entre las partes. De contrario, podría acentuarse el riesgo de aplicación de la regulación laboral y de Seguridad Social, con las onerosas consecuencias que ello supondría para el anunciante. Asimismo es importante que el contrato con el influencer regule adecuadamente la cesión de derechos de imagen de éste en favor del anunciante. El contrato además deberá incluir una licencia de uso de las marcas del anunciante en favor del influencer.

Asimismo es importante recordar que el anunciante es responsable de los contenidos que publique el influencer en ejecución del contrato. Además debe tenerse en cuenta que el influencer suele trabajar para diversas marcas al mismo tiempo. Por ello puede incluirse en contrato una cláusula de exclusividad en relación con el sector al que se dedique el anunciante. 

Como vemos se trata de una nueva forma de hacer publicidad que debe cumplir con la normativa al igual que el resto de publicidad. Es importante regular adecuadamente la relación entre anunciante e influencer para asegurar que la publicidad sea leal, honesta, veraz y conforme con la ley aplicable.