Contacto
Ana Sacristán Salvador

Phone: +34 (91) 5 35 99 77
E-Mail

Nueva regulación de las viviendas turísticas en las Islas Baleares

Autor: Ana Sacristán

Recién estrenada en las Islas Baleares la reforma de su Ley de Turismo, que modifica las condiciones para comercializar viviendas con fines turísticos, nos hacemos eco de las principales novedades en esta materia.

La polémica sobre las viviendas de uso turístico en Baleares no ha llegado todavía a su fin, ni siquiera con la entrada en vigor el 1 de agosto pasado de la ley que modifica la Ley de Turismo Balear, precisamente en cuanto a la comercialización de las estancias turísticas en viviendas, delimitando éstas como estancias menores a un mes.

Hasta ahora el alquiler turístico únicamente estaba permitido para casas aisladas, pareadas o entre medianeras (”casa de pueblo”), que eran las únicas que podían obtener la denominada autorización de uso turístico previa la presentación de una declaración responsable por sus titulares e inscripción en el correspondiente registro insular de empresas, actividades y establecimientos turísticos. A partir de la entrada en vigor de la mencionada reforma de la Ley de Turismo Balear, los alojamientos turísticos en viviendas sometidas al régimen de la Ley de Propiedad Horizontal pasarían a estar permitidos y se podría presentar la correspondiente declaración responsable para obtener la citada autorización, una vez que el correspondiente Consell Insular y el Ayuntamiento de Palma, para el caso de viviendas situadas  en esta capital, determinen las zonas en las que este uso pasará a estar permitido.

La nueva norma ha establecido una moratoria de 1 año para la concesión de nuevas autorizaciones de este tipo y mientras los órganos competentes establecen la denominada zonificación de estas viviendas en aras a proteger el medioambiente, la buena convivencia en los barrios, la existencia de adecuadas infraestructuras y servicios para estos usos, así como para garantizar la adecuada oferta de viviendas a los residentes.

Las viviendas podrán comercializarse en los canales habituales de publicidad de las mismas pero, en todo caso, habrá de indicarse el número de inscripción turística de forma que, de no hacerlo, sus titulares se exponen a una multa de entre 20.000 y 40.000 euros. Hasta la fecha, ningún piso ni apartamento cuenta con esta matrícula turística.

Pero la nueva ley persigue no solo a los propietarios que alquilen ilegalmente, sino también a las plataformas que publiciten la oferta, ya sean webs tipo HomeAway o AirBNB o agencias inmobiliarias o intermediarios turísticos. Si incluyen en su oferta viviendas sin número de registro cometen una infracción "muy grave", multada con hasta 400.000 euros.

También han sido concretados por la modificación legal los requisitos que ha de cumplir una vivienda para la obtención de la mencionada inscripción, y entre otros, destacamos que en ningún caso podrá obtenerla una vivienda que no cuente con la cédula de habitabilidad en vigor o título análogo, así como que habrá de haber tenido una antigüedad como vivienda de al menos 5 años, no tener más plazas que las determinadas en la cédula de habitabilidad, no ser una vivienda de protección oficial, no ser una vivienda residencial situada en suelo rústico protegido, etc.

Nos mantendremos alerta sobre el futuro desarrollo reglamentario de la citada modificación legal, así como de la próxima zonificación de estas viviendas en Palma y en otros territorios baleares de interés inversor.